domingo, 12 de julio de 2015

Y mi mundo se derrumba

 Aún recuerdo tus palabras, tus amenazas... las veces en las que te pedía que por favor pararas pero parecías no oírme.
Eran gritos sin voz, lágrimas secas, heridas invisibles... sonrisas fingidas...
Pasan los años y lo sigo recordando como si todo esto hubiese pasado ayer, no hay un día en el que no pase por mi mente la palabra "incesto".
Nadie parece estar ahí cuando siento que mi mundo se empieza a derrumbar, automáticamente me convierto en la sombra que siempre fui.
Pienso en otra cosa pero a los minutos algo me recuerda a mi agresor... un aroma, un comentario, un sonido, una caricia sin maldad...

Paso de tener bronca a sentir una inmensa tristeza, me siento gigante y pequeña a la vez. No quiero que me vean, bajo la mirada cada vez que siento que me están observando, quiero que me abracen y a los dos segundos deseo que nadie se me acerque.

Siento que mi agresor puede aparecer en cualquier momento, hace tiempo no puedo caminar por las calles sin pensar en que podría estar ahí, observándome con su mirada llena de malicia y odio, sé que le molesta que haya dejado de "obedecerlo" pero ya no aguantaba más.
La soledad me está matando...

Cada día me hago más daño, tanto o más que mi abusador...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario