domingo, 19 de julio de 2015

Fantasmas del pasado

 "Son historias que pasan, pasan desapercibidas..." 

La niña se arrodilla en su habitación y juntando las manos le pide a Dios que por favor todo termine, segundos después se echa a llorar y abrazando a la almohada se pregunta por qué le tiene que pasar eso a ella. No piensa en el dolor físico sino en el daño emocional que el abuso le está causando, la traición de la persona que más debería amarla la consume por dentro.
Se deja acariciar por su agresor mientras pide por dentro tener algún día más fuerza que él.
El miedo la paraliza y le impide reaccionar, le teme a su mirada tan agresiva y a sus enormes manos capaz de tirarla al suelo con un solo golpe.

Se siente más pequeña que nunca, quiere salir corriendo, rebelarse y decirle que no, pero el temor la vuelve a dejar inmóvil. Comienza a temblar con solo escuchar su voz, baja la mirada al sentirse observada y se queda callada al darse cuenta de que su abusador se encuentra ahí.
Todo cambiaría si alguien pudiera entender el lenguaje del silencio, si tan solo una persona decidiera ver más allá de su sonrisa, mirarla a los ojos y darse cuenta de cuántas lágrimas ha derramado en soledad...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario