domingo, 28 de junio de 2015

Niña interior

 Cierra los ojos e imagina que vuelves a la niñez, esa etapa tan dolorosa de tu vida, en donde el abuso espantaba tus sueños más inocentes... puedes ver a la niña que solías ser arrinconada en su cuarto llorando, abrazando a sus peluches con temor. Está sola, desprotegida, confundida...
No entiende lo que acaba de pasar, su agresor dice que no diga nada y no sabe por qué está pasando todo eso.

Nadie escucha sus sollozos en plena madrugada, nadie ve su tristeza en los ojos, se siente invisible... quiere gritar pero un nudo en la garganta le impide hablar.

Lleva consigo una carga que ningún niño debería tener, le cortaron las alas antes de haber aprendido a volar.
Ponte a la altura de esa niña que llora desconsoladamente y mírala a los ojos, quítale el cabello del rostro y limpia sus lágrimas, sonríele, demuéstrale que no la vas a lastimar. Eres su única esperanza, no le eches la culpa tú también.
¿Serías capaz de mirar a una niña que ha sido abusada sexualmente a los ojos y decirle que es culpable? ¿no? entonces no lo hagas contigo...
Regresa a ese pasado que tanto daño te hace en el presente para poder sanar, no intentes olvidar ya que las secuelas seguirán estando, los ataques de pánico no se irán con olvidar el abuso como tampoco el temor a ciertas cosas que te marcaron tiempo atrás.

Cuida de tu niña interior, no la juzgues por no haber hablado, no le eches la culpa. Enséñale a amar, ambas podrán ir sanando poco a poco...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario