domingo, 21 de junio de 2015

Monstruo

 Es apenas una niña, y es eso lo que le gusta, su inocencia, la pureza de su alma, su risa infantil, sus ojos llenos de dulzura...
La pequeña no entiende el significado de la palabra "perversión", para ella solo es un sincero amor entre padre e hija, ¿cómo va a saber que todo eso está mal?
Las personas que se quieren saben guardar los secretos, no se traicionan, ¿no?
Espera la comprensión de la persona que más debería amarla pero solo la juzga y piensa qué decir para poder defender nuevamente al agresor.

La niña grita en silencio, finge dormir, quiere salir del cuerpo y no sentir nada, se imagina el paraíso... la almohada se empapa de lágrimas...
No se lo puede sacar de encima, cuanto más se resiste más agresivo se pone, tiene las marcas de sus manos sobre su cuello y la cara roja debido a los besos forzados. Se mira en el espejo, se peina, cubre las marcas con su largo cabello y nuevamente finge sonreír...

1 comentario:

  1. pase por algo similar, me gustaria hablar contigo :c

    ResponderEliminar