sábado, 27 de junio de 2015

2003-2004

Todavía era de día,
y como toda niña,
reía y corría
sintiendo cómo el viento
soplaba en mi mejilla.
Todos admiraban
mi eterna alegría.
Pero todo terminó ese día,
un ladrón me robó la sonrisa,
me robó la inocencia
dejándome indefensa. 
Miraba de reojo a mi agresor,
y en mi pupila se veía el temor,
es una realidad oscura,
una eterna lucha,
por la que tengo que pasar
sin tener armas para pelear.
Y es que todavía soy una niña,
perdí lo más valioso sin darme cuenta,
me robaron la inocencia, 
y eso no se recupera...


No hay comentarios.:

Publicar un comentario